29 de diciembre de 2009

En la recta final del 2009


En la recta final del 2009.

Esta sensación de que el tiempo va volando, estoy más que segura, no soy solamente yo la que la experimenta. El tiempo va volando!! Este correr acelerado del tiempo, este volar de los minutos, días y horas se acelera mas cada año que pasa. El tiempo se ha vuelto más valioso que el dinero, sin embargo no le damos el valor que tiene, hasta que ya pasó.

Estamos en la recta final del recorrido del Tren en este año 2009, y después de haber estado yo, sumida en el vagón de la pereza por un buen rato, con muchas ideas en la cabeza, pero sin la motivación para escribir, es hora de sacudirme el polvo y quitarme las telarañas que dejé cubrieran mi ser.

No quiero escribir, la clásica recopilación de choques de trenes, cambios de ruta y sobre vagones repletos de sentimientos. Tampoco quiero hacer la aburrida y conocida lista de propósitos y metas para el nuevo año, donde escribimos sobre las 20 libras que bajaremos, los ejercicios que haremos 3 veces a la semana, los libros que leeremos cada mes, la alimentación sana que llevaremos, el cigarrillo que se apagara para siempre, el fin de la relación enfermiza, la muerte de los celos, la paciencia que no alcanza, el número de teléfono que no marcaremos MAS!! Permítame reírme de mi misma…JAJAJA!!

Sin ser pesimista, esto de que el tren de la vida va más rápido que antes y el hecho de que otro año nos cae encima, si Encima, no al lado ni en el Vagón del vecino, nos cae encima, sumado a la cruda realidad de que vamos en bajadita, me enfrenta con mi reflexión de fin de año: No hay marcha atrás, ese cambio de Rebosh no existe en este tren, ni tampoco el Parking, este Tren No para!! Es más, va mas rápido!!

Vaya reflexión tan profunda! Quien no sabe eso? Sin embargo, creo que en el tiempo que llevo viajando, no había, valorado el tiempo de la forma que este ruta 2009 me ha hecho hacerlo. Esto me lleva a otro punto:

Debo utilizar algunos pases de gratitud por todos los choques, cambios de ruta y también para los pasajeros tanto del lado oscuro como de los Jedi , que se dieron y con los que nos cruzamos en el recorrido, porque de TODOS aprendí algo! Al fin!

Y digo al fin, porque me ha tomado los años que tengo viajando (no voy a decir cuántos…mi edad es una formula algebraica yx/y) para aprender, comprender, aceptar, realizar, tragarme y digerir muchas cosas, como dije antes, no todas agradables, muy pocas en verdad, pero enriquecedoras. He ganado experiencia, y aun cuando estoy segura que aún hay mucho camino que recorrer, mi habilidad para levantarme, mi resistencia a los tirones y empujones, el filtro de mis oídos y el control de mi lengua, han mejorado notablemente. Aleluya!!!

Aprendí, al fin, a no creer en pajaritos preñados, (si, que pena! aun creía) aprendí a levantarme, sacudirme el polvo de la caída, ponerme una curita o coserme al estilo Rambo, lavarme el dolor y la herida con mis propias lagrimas y seguir adelante, cojeando, pero como decimos pa’lante! pa’tras, ni para coger impulso. Aprendí a tener escucha selectiva, y hacer caso omiso de palabras huecas y vanas, me suenan como los padres de Charlie Brown! Mi lengua también tiene un nuevo y moderno sistema de frenos y un juego de esclusas el cual me permite adaptarme a diferentes situaciones diplomáticamente y a detenerme cuando hay que hacerlo. Gracias entonces por los choques!!

El trauma post-choque, hizo que valorara el Tiempo, el presente, lo que tengo, el oxigeno que entra y sale de mis pulmones, la vida que me corre por la venas, y no me detengo a mortificarme y auto-flagelarme con los que tal si y los si hubiera, y tampoco debo romperme el coco pensando en que pasara mañana, y los a lo mejor o los no puede ser del futuro. El pasado se murió y el futuro no ha llegado, solo tenemos el presente, el día de hoy, hay que vivir. Me encanta ese versículo que dice:

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34

Para concluir, diré Gracias 2009, no tengo muchas cosas materiales, no me he casado ni tengo novio, no tengo carro, forcejeo diariamente en el transporte público, no he terminado mi carrera aun, tengo una lucha con el colesterol, el azúcar, la presión y los triglicéridos y todos esos malos espíritus que les encanta subirse en mi tren sin que nadie los haya invitado, aprovechándose de que estoy en bajadita, sin cuchiplanchador, ni perro que me ladre. Y aun cuando estos espíritus chocarreros se suman a los fenómenos del Niño y la Niña y parecieran apoderarse de mi atmosfera, puedo decir que tengo un par de cursos aprobados de supervivencia y contingencia a los mismos. No hay hambruna! No hay sequia! Hay paraguas y botes salvavidas! He aprendido a calmar mi sed con el elixir diario de estar viva y dispuesta a sorprenderme más de mi misma y de lo que soy capaz de lograr, pero hoy, solo hoy.

Para no extenderme más, mi propósito para el día de hoy, el cual se repetirá 365 veces en el 2010, es oler, mirar, tocar, saborear, oír y vivir a plenitude cada minuto que mi Dios me regala…AMEN!

Feliz día!

2 comentarios:

Andrés Ariel dijo...

¡Excelente reflexión!

RMC dijo...

¡¡FELICES FIESTAS!!

ILUSION, PAZ, AMOR Y PROSPERIDAD
PARA EL NUEVO AÑO QUE ESTA A PUNTO DE LLEGAR.

¡¡¡FELIZ AÑO 2010!!!

UN FUERTE ABRAZO
RMC